«Los niños y las niñas con cardiopatías congénitas complejas tienen un mayor riesgo de presentar alteraciones en el desarrollo neurológico»

Hablamos sobre el estudio que se inició en la Unidad de Medicina Maternofetal del Servicio de Obstetricia del Hospital Universitario Valle Hebrón de Barcelona: «Factores predictivos de anomalías del neurodesarrollo en cardiopatías congénitas» en el que participé como investigadora principal, gracias a una beca del Fondo de Investigación Sanitaria (FIS) del Instituto de Salud Carlos III de Madrid.

En tal estudio debe partirse de la información que los niños y las niñas con cardiopatías congénitas (CC) complejas tienen un mayor riesgo de presentar alteraciones en el desarrollo neurológico. Así mismo, la mejora considerable de la supervivencia de las niñas y niños diagnosticados con cardiopatías congénitas moderadas y severas ha propiciado que el foco de atención en los últimos años sea el pronóstico neurológico de estos pacientes a medio y largo plazo. A pesar de la frecuencia y la severidad que pueden llegar a tener estas complicaciones, los factores de riesgo y los mecanismos por los cuales las cardiopatías de nacimiento impactan en el desarrollo cerebral son aún en gran parte desconocido.

Para profundizar en el estudio, se diseñó un proyecto capaz de agrupar una muestra más gran de  que las publicadas hasta el momento, con la cual se pudieran dividir los pacientes en subgrupos de cardiopatías y estudiarlos desde un punto de vista  multidisciplinar a medio y largo plazo.

En concreto nos planteamos tres objetivos principales:

  1. Determinar el desarrollo neurológico de los pacientes con cardiopatía congénita mediante la evaluación neurológica y conductual a los 12 y 24 meses de edad, comparándolo con el de niños y niñas sin cardiopatía.
  2. Establecer la gravedad y las etapas en las cuales se produce el daño neurológico.
  3. Estudiar la utilidad de los marcadores fetales y postnatales (prequirúrgicos, intraquirúrgicos, 12 y 24 meses) para evaluar el riesgo de mal pronóstico neurológico.
  4. Profundizar en el papel de los factores placentarios (sFlt1 y PlGF) en las diferentes formas de CC y su relación con el desarrollo neurológico. Nuestro grupo fue el primero en descubrir que los factores de crecimiento placentario, que se utilizan para establecer el riesgo de desarrollar preeclampsia o complicaciones de la placenta y muy implementados a la práctica del seguimiento de la gestación, están también implicados en la formación cardíaca.

El proceso que se siguió en la investigación fue contar con la participación de cuatro centros del estado español: Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, BCNatal (Maternidad y Sant Joan de Déu) Barcelona, Hospital 12 de Octubre y Hospital La Paz de Madrid, lo que permitió lograr un volumen de muestra suficiente para describir los factores de riesgo prenatales de daño neurológico en cardiopatías congénitas y ser capaces de clasificar la muestra en grupos según  el tipo de cardiopatía.

El estudio se llevó a cabo entre 2013 y 2018. Las gestantes se incluyeron en el segundo trimestre de la gestación y se realizó el seguimiento del niño/a hasta los dos años de vida. Se incluyeron 281 gestantes, de las cuales 216 eran madres embarazadas de fetos con  cardiopatías congénitas moderadas o severas (125 del Hospital del Valle Hebrón (HVH), 35 de l Hospital de La Paz (HULP), 9 del Hospital 12 de Octubre (H12O) y 79 procedentes del Hospital Sant Joan de Déu y 65 eran gestantes de fetos sanos del Hospital Vall d’Hebron y BCNatal.

Se realizaron un total de 226 resonancias magnéticas (RM) fetales a les 35 semanas de gestación. En este sentido se estudió también las complicaciones placentarias, la mortalidad perinatal y el Doppler materno fetal. Las cardiopatías se dividieron en cinco grupos, tal y como se ha expuesto anteriormente: transposición de grandes vasos (TGV n=59), tetralogía de Fallot (Fallot n=43), hipoplasia de cavidades izquierdas (HCE n=14), excluyendo las obstrucciones de la aorta, obstrucciones aórticas (OA n=31), defecto septal (DS n=17) y otras cardiopatías que no forman parte de los grupos anteriores (n=17).

Así mismo, se realizó un análisis del impacto de la cardiopatía congénita en la salud emocional de la pareja y el impacto en la familia, en que se ha podido afirmar, cuantificar y conocer que principalmente aparece una repercusión a nivel  individual que afecta en la relación de pareja y, posteriormente, en la dinámica familiar.

Los resultados de nuestro estudio confirman, en parte, nuestra hipótesis, en que el desarrollo cerebral parece relacionarse con las condiciones de la vida intrauterina en los fetos con cardiopatías congénitas. Así pues, en primer lugar, hemos constatado cambios en la resonancia en el tercer trimestre, que eran más marcados en las cardiopatías más graves, y, en segundo lugar, hemos confirmado la relación de la insuficiencia placentaria con las cardiopatías congénitas. La correlación consistente entre los marcadores angiogénicos y el perímetro craneal al nacer sugieren que el ambiente antiangiogénico podría ser un factor que contribuiría a las alteraciones en el desarrollo. Aún así, no se ha podido corroborar que las hallazgos en el campo prenatal, tanto por lo que se refiere a la estructura cerebral por resonancia como por lo que se refiere a la insuficiencia placentaria, tengan un impacto en el neurodesarrollo a los dos años de edad y que, probablemente, otras variables postnatales podrían tener una mayor contribución, tanto en positivo como en negativo, que condicionara esta  primera noxa prenatal. Falta aún muchos datos relativos al impacto de todo el proceso quirúrgico en el desarrollo neurológico, esta parte del estudio está pendiente de finalizar a finales del 2022 y así  poder extraer nuevos resultados.

Personalmente, creo que este ha sido y es un proyecto muy ambicioso, que ha requerido de  muchos profesionales y de muchas familias; quiero agradecerles el esfuerzo y decirles gracia a todos aquellos que hemos podido objetivar que los niños y niñas con cardiopatía tienen un buen desarrollo neurológico a los dos años de vida; estos datos son muy esperanzadores ya que confirman la alta calidad de la asistencia a estos casos en nuestro país. Ahora mismo, aporta datos muy interesantes para futuros proyectos, ya que incluye marcadores durante el embarazo que nos ayudan a monitorizar mejor las madres y a determinar el mejor momento del parto, al mismo tiempo  que pone de relieve la necesidad de un buen acompañamiento psicológico a las familias que pasan por este diagnóstico durante la gestación.

 

 

Elisa Llurba

Directora del Servicio de Ginecología y Obstetricia  del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, profesora asociada de la Facultad de Medicina de la UAB desde 2013 y responsable del Grupo de Investigación en Medicina Perinatal i de la Mujer del Instituto de Investigación de Sant Pau.

 

 

Artículo publicado en la Revista 27 de la entidad (mayo 2022)


La investigación nos permite crecer y avanzar dentro del mundo de las cardiopatías congénitas

Podemos decir que para AACIC y la Fundación CorAvant, la investigación nos permite crecer y avanzar dentro del mundo de las cardiopatías congénitas, investigar, conocer, innovar, aprender y evolucionar en la mejora del día a día de los niños, adolescentes, jóvenes y adultos con cardiopatía congénita y sus familias. Constantemente se hace investigación porque las patologías varían y evolucionan. Hay una evolución médica en investigación y nosotros vamos de la mano para investigar su impacto psicológico y sus repercusiones no médicas.

Desde sus inicios, AACIC apostó por la investigación y en el 2008 la Fundación CorAvant se añadió a ello. Un ámbito que nos ha permitido poder mejorar día a día en los servicios que presta la entidad y en la calidad de atención. Hace más de 25 años que el equipo de profesionales especializados en el mundo de la psicología clínica y en la cardiopatía congénita de ambas entidades atiende las necesidades, da apoyo y acompañamiento en los momentos de crisis a los niños, adolescentes, jóvenes y adultos con cardiopatía congénita y otras patologías del corazón, sus familias y los profesionales con los cuales se relacionan.

Un bebé de cada cien nacidos es diagnosticado de cardiopatía congénita; en Cataluña viven aproximadamente 40.000 personas con cardiopatía. En los últimos treinta años, en el ámbito de la medicina se ha hecho mucha investigación y ahora se conoce mucho más sobre esta malformación cardíaca y crónica, de su pronóstico y de su evolución. Nos dimos cuenta de que era necesario una investigación sobre las repercusiones psicológicas, sociales, educativas, laborales, emocionales, etc. de las cardiopatías congénitas con el fin de dar respuesta a las vivencias y demandas que nos llegaban. El campo de la investigación nos ha abierto muchas puertas, nos ha enriquecido como entidad y nos ha permitido ser referente en Cataluña en cuanto a las repercusiones de las cardiopatías  congénitas.

Así mismo, a lo largo de todos estos años, se ha visto  necesario, tanto por formación, aprendizaje, mejora en los servicios de atención y soporte, como por los avances médicos, dar importancia al trabajo realizado a partir de la investigación, para demostrar  científicamente que tiene un impacto en la mejora de la calidad de vida y en la capacidad de hacer frente a los distintos momentos de crisis vivida. Los resultados son tan buenos que es necesario dar a conocer la importancia que tiene el trabajo hecho por AACIC y la Fundación CorAvant.

Se debe tener en cuenta que nos encontramos en un ámbito en el cual se realiza investigación constantemente, en el que día a día se buscan nuevos avances, en que la evolución es muy rápida; por este motivo AACIC y la Fundación CorAvant continuaran tanto haciendo investigación propia  como colaborando con otras instituciones, con el propósito de continuar evolucionando, mejorando y estar atentos a las nuevas necesidades que puedan surgir para poder dar una mejor respuesta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como profesionales de AACIC y la Fundació CorAvant, la investigación nos enriquece tanto profesional como personalmente, ya que constantemente nos  formamos y nos permite crecer como especialistas en el mundo de las cardiopatías congénitas. Así mismo, como entidad nos permite progresar, internacionalizarnos y ser referentes en investigaciones y proyectos que ya hemos realizado o que estamos llevando a cabo tanto en el ámbito nacional como internacional.

Debe destacarse que la propia entidad tiene un grupo pionero de investigación, formado por diferentes profesionales especializados en los diferentes ámbitos dentro del mundo de la cardiopatía congénita y la psicología clínica y por miembros de la entidad que forman parte de ella como investigadores principales.

No querría acabar sin hacer referencia a la importancia de la revista de este año, el número 27. Como ya se ha dicho, ya hace unos años que realizamos investigación en diversos ámbitos y, como para nosotros es de gran importancia, hemos querido dedicar a ello la revista. Queremos mostraros una pequeña muestra de aquellas investigaciones que han sido más significativas en estos últimos años y las experiencias tanto de los investigadores como de algunos participantes; podéis encontrar las investigaciones finalizadas, investigaciones en las cuales estamos trabajando actualmente, para poder  presentar los resultados extraídos y ser publicados, hasta posibles investigaciones que se quieren iniciar en el futuro y que ahora se encuentran en fase de diseño y que están esperando ser subvencionadas para poder llevarlas a cabo.

 

Mireia Salvador

Doctora en Psicología y psicóloga de CorAvant y AACIC

 

Artículo publicado en la Revista 27 de la entidad (mayo 2022)


La investigación del siglo XXI

En pocas semanas los investigadores obtuvieron el código genético del virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad de la covid-19, y en pocos meses empezaban los estudios de las primeras vacunas. Al final del año, millones de persones ya tenían la pauta de vacunación completa.

Ciertamente, la investigación está en boca de todos. Pero cuando hablamos de investigación, ¿de qué estamos hablando? ¿Hay una sola manera de hacer investigación? Quizá el primer paso debería ser el de consensuar una definición para poder seguir. Actualmente, para algunos se considera la investigación como una actitud, una manera de trabajar abierta a nuevos conocimientos, un talante, un interés para avanzar, una capacidad para interpelarse, para compartir, discutir y supervisar con el equipo, con el grupo de investigación, con los científicos o con los estudiantes… Para otros, en cambio, sería necesario reducir el concepto de investigación al descubrimiento, al hallazgo original, único, que permitiría avanzar a la ciencia en el conocimiento de un nuevo tratamiento de una enfermedad concreta, de un nuevo avance en nanotecnología o de una nueva teoría filosófica.

Para empezar propongo la siguiente definición:

Investigación es la exploración sistemática (y original) generadora de nuevos conocimientos objetivos, que dan unos resultados contrastados y con posibilidad de replicación.

Seguro que encontraríamos otros, pero podemos empezar por aquí. Con esta definición podríamos afirmar que es posible hacer investigación en universidades, en hospitales, en laboratorios, en centros de investigación, sin embargo, se debe tener en cuenta que la investigación, en general, está sometida a la presión de una serie de efectos que me gustaría recuperar.

En una publicación de hace unos años, en la cual se citaba a Ramon María Nogués, describía los 5 «efectos» que condicionan la posibilidad de hacer investigación (Pérez Testor, 1998):

  1. Efecto capital
  2. Efecto metrópoli
  3. Efecto paradigma
  4. Efecto Internet
  5. Efecto tecnología

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estos 5 efectos eran importantes a finales del siglo pasado y siguen siendo importantes ya bien entrado el siglo XXI.

Efecto capital

Con este término nos referimos a la paradoja que quién decide qué se debe investigar no es el investigador, sino quien finanza la investigación en cuestión. Uno no puedo investigar lo que cree necesario, sino aquello que le encargan o subvencionan.

Si quien finanza la investigación es la administración, ésta pone de entrada una serie de filtros para asegurar que el dinero público se destine a una finalidad adecuada. Por eso las administraciones hacen sus planes de investigación que marquen qué se pueden investigar y, por tanto, qué no.

  1. No se financian investigaciones que no estén realizadas en grupo. Esto significa que un investigador solo queda fuera, y todas aquellas investigaciones que se pueden hacer a partir del trabajo de reflexión solitaria, también quedan fuera o prácticamente no existen.
  2. Los grupos que empiezan o no tienen un currículum suficiente no tienen acceso a las becas. Esto significa que los grupos emergentes deben espabilarse para lograr financiación marginal, fuera de los circuitos formales, para sobrevivir. Es el conocido «Efecto Mateo», según el cual los grupos que más tienen más reciben, y a la inversa.
  3. El investigador principal con capacidad de liderazgo, que ha logrado organizar un grupo de investigadores motivados y con un currículum adecuado (mínimo 5 son doctores, tienen publicaciones en revistes con factor de impacto, etc.) debe dedicarse a buscar financiamiento, rellenar solicitudes, y no tiene mucho tiempo para investigar: otra paradoja de la investigación. Una especie de nuevo «Principio de Peter»: el buen investigador se convierte en un mediocre buscador de dinero público y privado, y lo peor es que, a veces, ya no puedes volver a subir al tren de la investigación especializada.
  4. Debe investigarse en temas que alguna comisión ha considerado «prioritarios». Si no se realiza investigación en estos campos, ya puede olvidarse rellenar solicitudes. Esto en cuanto al tema de financiamiento público. Si el financiamiento es privado los temas de investigación vendrán marcados por la empresa que financia la investigación y su publicación dependerá de los resultados obtenidos. Es difícil pensar que una empresa publicará resultados contrarios a su fármaco, o que una administración pública dé a conocer resultados contrarios a su política, aunque la publicación de resultados sea un imperativo ético.

Efecto metrópoli

Este efecto se basa en el dominio de la “polis”, que en los últimos 50 años son los Estados Unidos. Una investigación que no se comunique en inglés no existe. Esto significa que publicar no es suficiente. Es necesario publicar en inglés, en revistes indexadas y con factores de impacto. Si se publica en una revista indexada, el resumen del artículo entra en las bases de datos   internacionales como el MEDLINE, Excerpta Médica, Psycinfo, etc. y, solo clicando una tecla, sale   el resumen juntamente con un listado de todos los que han investigado sobre el mismo tema.

Actualmente es muy fácil ir a una de estas bases de datos y preguntar qué se ha publicado en el mundo sobre el tema que nos interesa (actualmente se publiquen casi 30.000 revistas biomédicas). Solo cruzando un par de «palabras clave» (obviamente en inglés), sabremos qué se ha publicado sobre el tema en USA, en Inglaterra o en Canadá; pero no sabremos si compañeros de una institución de nuestro país han publicado algún interesante artículo con población catalana en alguna revista que no esté indexada.

Efecto paradigma

Existe un estilo de investigación dominante. Es el experimental, el paradigma positivista. Si uno quiere investigar, es necesario que domine la sofisticación metodológica y estadística, la tecnología dura, los diseños seguros, la selección de temas “con mercado”, etc. Si no se tienen en cuenta tales cuestiones, se corre el riesgo, una vez más, de quedar fuera, de no existir. El sistema de evaluación de expertos o revisión de expertos (peer review) consiste en el hecho de que una serie de «referis», evaluadores, leen los trabajos que pretenden ser publicados y evalúan la calidad «científica» del producto. Si no son experimentales o no cumplen lo mencionado anteriormente, lo más probable es que sean devueltos a su autor.

Efecto Internet

Internet ha hecho desaparecer las distancias, y el tiempo ha cambiado de magnitud. La información es tan rápida, tan cambiante, que ha dejado de ser fiable e incluso puede ser tóxica.

Actualmente puedes conectarte en tiempo real con cualquier lugar del planeta que tenga una conexión telefónica y electricidad, y puedes obtener resultados de diferentes investigaciones antes de que salgan publicadas en las revistas especializadas. El sistema de introducir un artículo en internet y que lo pueda consultar cualquiera, criticar a todo el mundo y corregir a todos, puede ser una buena alternativa a la publicación, si no se pretende hacer currículum (dado que, al no ser evaluados con anterioridad, no son valorados).

Un nuevo fenómeno aparece a principios de siglo con la llamada “Declaración de Budapest” (Budapest Open Access Initiative, 2002): las revistas «open access». En vez de publicar en revistes subvencionadas por subscriptores y que, por lo tanto, solo pueden leer estos subscriptores, se publica en revistas que puedan leer todos dado que son los investigadores los que pagan a las revistas a les revistes para que estas publiquen sus artículos.

Hemos pasado del «pagar para leer» al «pagar para publicar». Las revistas «open access» tienen los mis estándares y los mismos requisitos del «peer review», pero sin ningún coste para el lector. Las revistas «open access» tienen sus detractores, pero queda claro que han venido para quedarse.

Efecto tecnológico

Las nuevas tecnologías son complejas y carísimas. Los paquetes estadísticos se hacen cada vez más complejos, los procesadores de textos permiten cada vez más posibilidades, y ya no sabemos indexar la bibliografía sin un programa específico. El investigador corre el riesgo de quedar superado una y otra vez por la tecnología si no se recicla de manera permanente. Ello supone dedicad tiempo y recursos a mantenerse al día, tiempo que se pierde de dedicación a la investigación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A modo de conclusión

Puede parecer que el sistema es injusto porque deja fuera a los grupos nuevos, a los pequeños, a los emergentes y no les brinda oportunidades suficientes. Pero en una situación como la actual, con escasez de recursos para la investigación tan importante, es lógico pensar que quién hará un mejor uso de los recursos, son grupos que han demostrado sobradamente su preparación, puesto que ya han realizado otras investigaciones, las han terminado y las han publicado, porque tienen una masa crítica suficiente, porque utilizan metodologías fiables y contrastadas, etc.

Para la administración o para cualquier institución  financiadora es muy arriesgado apostar por grupos nuevos que pueden abandonar la investigación a la mitad, como desgraciadamente sucede a veces, o que no tienen suficiente cualidad metodológica, o son poco profesionales. Además, la administración no puede dedicar fondos públicos a investigar en cuestiones que no son necesarias para el bienestar del país, por muy interesantes que sean. Otra cosa sería ver si no es pueden dedicar más recursos a la investigación en vez de malgastar subvencionando algo sin sentido. Esto requiere otra reflexión.

Es necesario tener presente los efectos «capital», «metrópoli», «paradigma», «Internet» y «tecnología», para entender las dificultades y limitaciones que pueden encontrar quien quiera  investigar actualmente, aquí en nuestro país.

 

Carles Pérez Testor

Psiquiatra y psicoterapeuta. Profesor catedrático de la FPCEE Blanquerna de la Universidad Ramon Llull (URL). Investigador principal del Grupo de Investigación de la Pareja y la Familia (URL)

 

 

Bibliografia

Perez-Testor, C. (1998). «La recerca en salut mental: canvis o compulsió a la repetició». De- bats (Fundación Catalana para la investigación), 1998, nº 1: 55-63.

Budapest Open Access Initiative, (2002). Re- cuperado el 25.10.2021 de: https://www.buda- pestopenaccessinitiative.org/

 

 

Artículo publicado en la Revista 27 de la entidad (mayo 2022)


La Revista 27

Lee la Revista 27

(Próximamente en castellano)

Editorial

  • La investigación en les repercusiones de las cardiopatías congénitas es vital para muchos de nosotros – Carme Hellín, presidenta de AACIC.
  • La importancia de la investigación – Grisela Fillat, presidenta de la Fundación CorAvant.

Cabecera

  • La investigación del siglo XXI – Carles Pérez Testor, psiquiatra y psicoterapeuta. Profesor catedrático de la FPCEE Blanquerna de la Universitat Ramon Llull (URL). Investigador principal del Grupo de Investigación de Pareja y Familia (URL).

Queremos saber

  • «La investigación nos permite crecer y avanzar dentro del mundo de las cardiopatías congénitas» – Mireia Salvador, doctora en Psicología i psicóloga de CorAvant y AACIC.

Las investigaciones que hemos realizado

  • «Los niños y las niñas con cardiopatías congénitas complejas tienen un mayor riesgo de presentar alternaciones en el desarrollo neurológico». Factores predictivos de anomalías del neurodesarrollo en cardiopatías congénitas – Elisa Llurba, directora del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, profesora asociada de la Facultad de Medicina de la UAB des de 2013 y responsable del Grupo de Investigación en Medicina Perinatal y de la Mujer del Instituto de Investigación de Sant Pau.
  • ¿Qué pasa cuando nos dice que el latido de nuestro bebé no se escucha bien? Impacto del diagnóstico de una cardiopatía congénita en la familia – Mireia Salvador, doctora en Psicología y psicóloga de CorAvant y AACIC.
  • Investigar, una forma de acercar las respuestas a la población. Estudio multidisciplinario para la mejora de la calidad de vida en la infancia con cardiopatías congénitas – Dra. Verónica Violant Holz, profesora titular de la Facultad de Educación de la Universitat de Barcelona. Directora del Observatori Internacional en Pedagogia Hospitalària.

Equipo CorAvant AACIC

  • Una investigación de impacto. Hablando con Mireia Salvador.

Invitamos a

  • «Con AACIC me vinculé con la investigación porque estaba haciendo la asignatura de pedagogía hospitalaria y me interesó mucho poder contactor con un equipo que trabajaba el tema» –  Carmen Ponce, una de las autoras de las guías «Vivir y convivir. Orientaciones para familias de niños y niñas con cardiopatía congénita» e «Infancia con cardiopatía congénita. Orientaciones para profesionales de la educación».
  • «Siempre que haya investigación, recogeremos frutos para ayudarnos a tirar adelante» – Joan Albà, participante de la investigación del Impacto de la crisis por alerta sanitaria en personas con problemas de corazón en la infancia de la Fundación CorAvant y AACIC, junto con  el Hospital Clínic y el Grup de Recerca de Parella i Família de la Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y del Deporte Blanquerna (Universitat Ramon Llull).
  • «Creo que una de las cosas buenas que puede haber tenido la pandemia es hacer más visibles las carencias emocionales o las enfermedades mentales» – Noemí González, participante de la investigación las Relaciones familiares durante la crisis por alerta sanitaria, elaborada conjuntamente desde AACIC, la Fundación CorAvant y el Grup de Recerca de Parella i Família de la Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y del Deporte Blanquerna (Universitat Ramon Llull).
  • «Si no tienes una guía, no te lo planteas, vas tirando y no lo piensas» – Ana Bonachera y Carlos Piñol, participantes de la investigación Relaciones familiares durante la crisis por alerta sanitaria, llevada a cabo desde AACIC, la Fundación CorAvant y el Grup de Recerca de Parella i Família de la Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y del Deporte Blanquerna (Universitat Ramon Llull).

Las investigaciones actuales

  • «En las personas diagnosticadas con una patología crónica, esta nueva situación puede alterar gravemente los niveles de ansiedad, estrés y preocupación por su patología». Impacto de la crisis por alerta sanitaria en personas con problemas de corazón en la infancia- Dra. Maria Sanz de la Garza, especialista en cardiología del ICCV del Hospital Clínic e investigadora del IDIBAPS; y Raquel Arranz Tolós, fisioterapeuta del ICCV del Hospital Clínic.
  • «Poder dar respuesta y tener la capacidad de adaptación a la situación que nos ha tocado vivir depende de las estrategias que se tengan tanto individualmente como familiarmente». Relaciones familiares durante la crisis de alerta sanitaria – Anna Vilaregut, doctora en Psicología, profesora titular URL, Blanquerna y responsable del Grup de Recerca de Parella i Família (GRPF).
  • Prevenir el daño cerebral a los bebés con cardiopatías congénitas – Equipo de redacción de TinyBrains.

Canvi de xip

  • Investigación – Jaume Comas.

Rincón del Voluntariado

  • «Cuando hago de voluntaria en el hospital siento felicidad, alegría, risa, fuerza, ánimos… me siento autorrealizada. Y todo lo que yo siento, lo transmito a los niñas y niñas» –  Maria Teresa Conesa, voluntaria de hospital de la entidad desde el verano del 2019 y desde junio de 2021 es vocal de la Junta Directiva de AACIC.

Ai, si les parets parlessin!

  • La investigación más difícil de todas las investigaciones – Jaume Piqué Abadal.

Una conversación con

  • «De esto se le llama tener oficio. Saber sacar la punta de las cosas que a veces son insignificantes, pero que pueden tener mucha cuerda» – Joan Reig, musico y compositor.

Tejiendo Redes

  • El valor de generar conocimiento como herramienta de fortalecimiento de las organizaciones del Tercer Sector – Alderic Mas Sala, técnico de Investigación del Observatori del Tercer Sector i la Societat Civil.