Actualidad y experiencias

“Tengo que ir a los campamentos de AACIC CorAvant ¿puedo?”

Esta fue la pregunta que Anna hizo cuando le dieron el alta. Los padres hablaron con los médicos y con la psicóloga de AACIC CorAvant y entre todos vieron que no le podían negar esa experiencia.

Ana tiene 9 años. Nació con una cardiopatía congénita severa, una malformación compleja.

En mayo del 2013 le hicieron una segunda intervención quirúrgica a corazón abierto para reparar parte de la malformación. Entró en el quirófano convencida que todo iría bien porque en julio tenía que ir de campamentos. Eran sus primeros campamentos, la primera vez que estaría unos días alejada de su familia, ¡ella sola!

La intervención fue muy bien, tuvo que estar un mes en la UCI y a finales de junio, le dieron el alta, entonces Ana dijo: “Tengo que ir a los campamentos de la Fundación Coravant ¿puedo?” Estaba muy débil, sin hambre, pálida y casi sin voz pero valía la pena escuchar su petición. Los padres hablaron con los médicos y con la psicóloga de AACIC CorAvant y entre todos vieron que no le podían negar una experiencia como aquella: en plena naturaleza, junto a otros niños y niñas, y con la total seguridad que todas las actividades estarían adaptadas a sus posibilidades.

El objetivo de los campamentos era comer y ponerse fuerte: después de tres días empezó a comer más de la mitad de lo que le ponían en el plato, poco a poco empezó a hablar con más fuerza y acabo siendo una de las protagonistas de la fiesta del último día. Sus padres no daban crédito.

 

*Esta historia está basada en hechos reales, no obstante, el nombre de la protagonista y los detalles de la historia son ficticios para respetar el derecho a la intimidad de nuestros socios y socias.