Actualidad y experiencias

Gracias por compartir camino

Un año más, como cada 27 de mayo, Maria Bonich nos escribe un pequeño texto para celebrar la vida, haciéndolo coincidir con la intervención de su hijo Ramon.

El otro día, las enfermeras que te vacunaron, te felicitaban y te aplaudían por haber sido tan valiente, y tú, con aquella sonrisa socarrona te levantabas la camiseta y señalabas tu cremallera.

Aquella cicatriz que, después de 7 años, se va haciendo más tenue, pero que cada 27 de mayo nos remueve y nos recuerda que la vida es finita y que el tiempo es una joya poco valorada.

Los años nos han enseñado a ser pacientes, a trabajar mucho sin exigir demasiado y a compartir, compartir mucho.

Una vez más, hoy estamos aquí, haciendo tribu, abrazando nuevos compañeros de viaje y queriendo cada reto que seguro que nos conducirá allá donde tú decidas ir.

Gracias por compartir camino.

 

 

Maria Bonich