Actualidad y experiencias

“Tener la cardiopatía o tener que ir a las visitas médicas no está condicionando en absoluto mi futuro”

Alba es pedagoga y tiene muchas ganas de vivir una experiencia en el extranjero, viajar y seguir aprendiendo.

Me llamo Alba Rodríguez Pujol, tengo 25 años y disfruté de mi adolescencia rodeada de los amigos y de la familia. Después de la primera operación de corazón a los diez años, gané en calidad de vida y durante la ESO era más autosuficiente para decidir lo que sí podía hacer y darme cuenta de algunas de mis limitaciones.

Para mí, mis padres son los mejores que puede haber. Como todas mis amigas empecé a ir a la discoteca antes de los dieciséis años, de campamentos con el Instituto, de viaje de fin de curso, etc. No me han hecho sentir más diferente o especial y estoy muy agradecida. Sólo me han sobreprotegido a la hora de tener moto, ya que sufrían por todos los peligros que puede conllevar, pero vaya, como muchos otros padres. A veces me ha hecho sufrir el hecho de que ante mí no exteriorizan sufrimiento o angustia por la cardiopatía. Los veo como verdaderos superhéroes.

Debo confesar que tengo una gran preocupación: tener hijos. Es mi ilusión y me rodean cantidad de preguntas que gracias a CorAvant estoy resolviendo. Durante la adolescencia y hasta hace poco, también me preocuparon las cicatrices, sobre todo la del pecho. Llevaba collares enormes para disimularla, pero gracias a CorAvant, mi pareja y mis amigos, lo he superado y casi ni recuerdo que las tengo. A todo esto quiero remarcar que soy la mayor de tres hermanos, a los que quiero y me han hecho la vida fácil; y que mi pareja se dedica al mundo del deporte, lo que me resulta gracioso. Él siempre ha apoyado todas mis decisiones y me ha hecho ganar seguridad.

Me siento realmente afortunada con mi entorno. Soy una chica completamente corriente y tener la cardiopatía o tener que ir a las visitas médicas no está condicionando en absoluto mi futuro. Soy pedagoga y mi pasión es ayudar a otros a encontrar su camino profesional a lo largo de la vida. Tengo muchas ganas de vivir una experiencia en el extranjero, viajar y seguir aprendiendo. Las limitaciones sólo se las pone uno mismo.

 


 

Si tienes un problema en el corazón de nacimiento, tienes algún hijo/hija, hermano/hermana o algún otro familiar cercano a ti que tiene una cardiopatía congénita, tienes 16 años o más y estás interesado en formar parte de nuestra comunidad: ¡hazte socio de AACIC!

Hazte socio de AACIC