Actualidad y experiencias

“Mi hermano es feliz y sonríe y la cardiopatía no ha condicionado en ningún aspecto su vida”

Hoy me toca a mi ser un poco protagonista y comparto con todos vosotros mi experiencia publicada al Boletín 13 de AACIC CorAvant

Cuando recibes la noticia que tu hijo, pariente, amigo, hermano… tiene una enfermedad de corazón te ves muy afectado ya que es una persona a quien quieres mucho y está enferma y no sabes muy bien qué le pasa ni qué puedes hacer para ayudarla.

Tienes que afrontar esta nueva situación que puede comportar sentimientos de culpabilidad, soledad, impotencia, desorientación… La situación se complica un poco cuando la persona que recibe la noticia es una niña pequeña, por que, cómo entiende que sus padres están más por su hermano que por ella? Lo que ella interpreta es que su hermano es el favorito de sus padres. Esto es lo que me paso a mi, ya que operaron a mi hermano del corazón cuando yo tenía 8 años..

Pero la cosa cambia una vez te haces mayor, ya que te das cuenta que tus padres actuaron correctamente, porque en aquel momento era mi hermano quien necesitaba ayuda. Reconozco que he pasado algunos momentos de celos y soledad, pero ahora cuando reflexiono, veo que no tengo que tener ningún tipo de resentimiento hacia mis padres.

Ahora veo que mi hermano es feliz y sonríe como siempre y que esta enfermedad no ha condicionado en ningún aspecto su vida: en ningún momento se ha sentido diferente ni ha perdido la autoestima, todo lo contrario, quiere que lo traten por igual. Mucha gente que le conoce de mayor, no se creen que mi hermano haya estado operado de corazón porque lo ven igual que los otros niños, y eso es lo que es. Yo no encontraría normal que porque ha estado operado de corazón la sociedad lo rechazés. Es más, me sentiría dolida.

Cuando miro atrás y recuerdo esta experiencia me vienen a la cabeza momentos muy duros que hemos vivido mi familia y yo, pero estoy orgullosa porque hemos salido adelante y eso me recuerda la frase típica de las películas: “la unión hace la fuerza” es decir, entre todos si todos lo deseamos y nos mantenemos unidos, podremos salir adelante y afrontar todos los obstáculos.

 

Maria Valldeneu