Actualidad y experiencias

“La satisfacción que se puede conseguir haciendo voluntariado no se paga con dinero”

Conoce la experiencia de la Mayra Teixidó: una maestra voluntaria. Hoy recuperamos la entrevista que le hicimos publicada en el Boletín 13 de AACIC (2006)

Mayra Teixidó es una maestra voluntaria. Ha estudiado filología y hace de maestra de refuerzo de lengua en Lleida, donde vive.

Los maestros voluntarios dan apoyo escolar al domicilio de los niños y niñas con cardiopatía ofreciendo, por ejemplo, clases de repaso en el tiempo posterior a las intervenciones quirúrgicas o en momentos de enfermedad. El maestro voluntario es también un apoyo psicológico para el niño que tiene que estar en casa. Es como una bocanada de aire fresco que nos visita para contarnos cosas nuevas, jugar, hacer deberes, trabajar…

¿Cómo te enteraste de la posibilidad de hacer de maestra voluntaria para jóvenes con cardiopatía congénita?

Fue a través de la Bolsa de Voluntariado de la Universidad de Lleida. Allí me ofrecieron colaborar con distintas entidades, pero por los horarios y por el tipo de servicio, me decanté por AACIC.

¿Qué te impulsó a hacerlo?

Siempre que he tenido un problema he agradecido que alguien estuviera allí para darme una mano de forma desinteresada. Así que cuando tuve tiempo y posibilidades para hacerlo, busqué la manera de hacer lo mismo con los demás.

Hablamos de un caso concreto. Tú has dado clases de refuerzo a un joven de Lleida que se llama Joan. ¿Qué hacíais exactamente?

Pues hacíamos los deberes de clase, especialmente aquellos ejercicios que le suponían más dificultades. Y entre unos y otros también hablábamos y jugábamos.

¿Te ponías en contacto con el tutor/a del joven para decidir los contenidos que necesitaba reforzar?

En principio no, porque a él ya le daban ejercicios de refuerzo, así que nos limitábamos a seguirlos y se podía ver rápidamente cuales le suponían más dolores de cabeza.

¿Habías conocido antes jóvenes con cardiopatía? ¿Has visitado la web de AACIC para saber más de las consecuencias en la vida diaria de las personas que padecen una malformación congénita del corazón? ¿De qué manera te ha sido útil la información?

Pues no tenía ni idea de la existencia de esta Asociación, ni tampoco conocía a nadie que sufriera esta enfermedad. He visitado la página web y he leído unos dossieres que me suministró la misma Asociación. Todo esto me ha resultado de utilidad para conocer una realidad que me quedaba muy lejos, y hacerme una idea de lo que supone vivir con una cardiopatía.

¿Cómo te recibió la familia de Joan?

Muy bien, son muy bonitos.

¿Crees que la experiencia de maestro voluntario sirve en un curriculum profesional?

Bueno, creo que sí. En un principio, no dejan de ser unas horas de repaso que se pueden incluir en el curriculum. A diferencia de otras clases de apoyo, aquí la recompensa no es económica, sino que es ver como tu alumno avanza y aprende día a día. Y eso es muy gratificante.

¿Conoces otras personas que hagan de maestros voluntarios? ¿Compartís vuestras experiencias?

Sí, poco antes de terminar las clases (en junio más o menos), conocí a Maria, otra voluntaria que también da clases a Joan y reímos comentando nuestra experiencia con el mismo alumno (es muy listo y tiene unas salidas muy buenas). Desgraciadamente, no conozco a nadie más que realice este tipo de tarea, pero creo que también sería interesante poder compararla con otras personas.

Si alguien que no ha hecho nunca de maestro voluntario y duda entre hacerlo o no, ¿qué le dirías? Que lo hiciera si… y que no lo hiciera si…

Pues creo que debería hacerlo si tiene ganas de hacer cosas y ayudar a los demás. También te sirve para conocer gente y te hacen entrevistas… jejeje! Si sólo le interesa cobrar a fin de mes, mejor que ni se lo plantee, la satisfacción que se puede conseguir haciendo el voluntariado no se paga con dinero.

¿Ha habido algún momento de tu experiencia como maestra voluntaria que recuerdes de manera especial?

Jajaja, sí. Cuando a finales de curso me llamó para decirme que había aprobado. ¡Estaba muy contento!

 

Sólo queremos añadir una nota: las respuestas del cuestionario las escribió ella misma. Con esto queremos decir que las risas que se incluyen en las respuestas, ¡son suyas de verdad!

Mayra, te agradecemos de todo corazón tu dedicación.

 


 

Si tienes un problema en el corazón de nacimiento, tienes algún hijo/hija, hermano/hermana o algún otro familiar cercano a ti que tiene una cardiopatía congénita, tienes 16 años o más y estás interesado en formar parte de nuestra comunidad: ¡hazte socio de AACIC!

Hazte socio de AACIC