Actualidad y experiencias

¿Conoces la nueva sede de AACIC CorAvant?

En junio del 2012 se convocó una reunión del patronato de la Fundación CorAvant. El encuentro se haría en un local distinto al habitual, un local del número 22 de la calle Martí i Alsina, en el barrio de Horta de Barcelona. Acabábamos de estrenar la nueva sede social de la Entidad. Ha pasado más […]

En junio del 2012 se convocó una reunión del patronato de la Fundación CorAvant. El encuentro se haría en un local distinto al habitual, un local del número 22 de la calle Martí i Alsina, en el barrio de Horta de Barcelona. Acabábamos de estrenar la nueva sede social de la Entidad. Ha pasado más de un año de esto. En este tiempo se han terminado algunas cosas que habían quedado pendientes, como los ventanales de la entrada o la zona de almacén, por ejemplo. Queremos agradecer la colaboración desinteresada de Josep Queralt y de Xavier Palau que nos han ayudado a hacer de un local en una calle de Horta, nuestra sede social.

“Hemos cambiado el bullicio de la gran urbe por la tranquilidad de uno de los pocos barrios de Barcelona que todavía es como un pueblo. “Esta frase es del mensaje donde se nos anunciaba que AACIC CorAvant tenía nueva sede social. Estamos en otoño de 2013. Dentro de dos semanas se celebrará la Fiesta del Corazón. Son semanas de trabajo intenso. Mónica abre la puerta. Me hace pasar a la sala grande. Saludo a Rosana y a Berta. Rosa, la gerente, está en el despacho. Me dicen que está hablando por Skype. Quiero saber qué les parece, el nuevo local, como se encuentran las personas que trabajan aquí cada día. Se lo pido a Mónica, y me devuelve la pregunta: “Y tú, ¿qué opinas? ¿Qué te parece?”

Un espacio de acogida y un espacio de gestión
Berta Giménez está realizando gestiones para la Fiesta del Corazón. Habla sin levantar la mirada del ordenador. “No somos una empresa comercial. Ofrecemos servicios a las personas, y a menudo en momentos muy delicados “, razona. “Por eso necesitábamos un local donde pudiéramos crear dos espacios diferentes: uno de acogida, íntimo, y otro de gestión, de reuniones. “. “¿Se ha conseguido?”, pregunto yo. “Pienso que hemos sabido aprovechar el espacio del que disponemos y crear estos dos espacios “, concluye Berta. Es cierto que este local es más pequeño que la antigua sede, pero se ha podido adaptar a lo que necesitaban.” Mónica escucha la conversación.

Una sede bien conectada
Cambio de mesa. Me acerco a Rosana Moyano. “Fíjate. Estamos en el corazón de Horta “, comenta Rosana señalando la sede de AACIC CorAvant en un mapa de la ciudad. “Es muy fácil llegar aquí en coche por la ronda de Dalt. Es muy cómodo para quien viene de fuera de Barcelona. No es necesario que se envuelva dentro de la ciudad. “A lo largo de la semana Rosana se desplaza al Valle de Hebrón y San Juan de Dios, los dos hospitales de referencia. “Si trazas una línea recta entre los dos hospitales, nosotros estamos en el medio. Llego más de prisa ahora que cuando estaban en el local antiguo. A Mònica, se le escapa otra mirada de soslayo que intenta disimular. Me acerco justo en el momento que entra Rosa Armengol. Mónica me sigue.
Un barrio dinámico
Estaba encerrada en el despacho pegada al Skype. “Es perfecto. He estado hablando con una chica que está en Alemania y quería hacer una consulta. Todo resuelto “, dice Rosa. Le comento lo que han dicho Berta y Rosana del local. Está de acuerdo, y añade un detalle: “Horta tiene un buen tejido asociativo “, dice Rosa. “El hecho de que haya un montón de asociaciones activas es un indicador del dinamismo de este barrio. Para nosotros es muy positivo. Nos dice que hay oportunidades de tirar adelante proyectos de interés mutuo. Y, personalmente -añade Rosa- también me gusta salir a hacer un café en un lugar tan emblemático del barrio como es cal Quimet, por ejemplo. “Mónica está a nuestro lado.

Gente del barrio
Ahora sí que lo pregunto a Mònica Enrich. Resulta que el nuevo local está a cinco minutos de su casa. “En invierno no tendré tiempo ni de ponerme los guantes que ya habré llegado al trabajo. “Mònica es de aquellas personas que dan la impresión de tener suerte en la vida. Ella dice que no siempre pero que no se puede quejar. Y me devuelve la pregunta. “Y a ti, ¿qué te parece la nueva sede? … Seguro que añoraré algo del local antiguo, pero cuanto más tiempo estoy, mejor me encuentro.

Josep Queralt responde a la llamada
Deberíais haber visto el local dos semanas antes del traslado. El suelo era un amasijo de cables eléctricos, tenía que rehacer el baño, pintar puertas y ventanas… “Esto no se acaba hasta después de las vacaciones de verano”, pensé. Dos semanas después, el equipo de AACIC CorAvant ya trabajaba. Josep Queralt y su esposa conocieron la entidad cuando nació su primera hija. Viven en Horta, cerca de la sede social. Josep es electricista y fontanero, y hace de técnico de mantenimiento en una escuela. Cuando AACIC CorAvant pidió voluntariado para poner el local a punto, Josep respondió con una condición: quería un ayudante. El chispas fue Xavier Palau, un voluntario constante y fiel. Se entendieron perfectamente tanto a la hora de trabajar, como a la hora de ir a desayunar. ¡A las diez, tortilla de patatas de medio palmo de altura! Josep me cuenta que colabora con una revista de electrónica de audio. Prueba los nuevos reproductores de audio para automóviles que salen al mercado y hace una valoración técnica. Pero su gran afición son las páginas web, programarlas, diseñarlas… el mundo 2.0 le apasiona tanto que puede ser que haga un giro profesional pronto. Josep y Xavier, vuelven al trabajo. Es sábado. Dicen que el próximo sábado todo estará listo. ¡Dicho y hecho!

Blanca y Up3 un gran equipo solidario
Blanca Engel vino a AACIC Coravant. Tiene veinte y cuatro años y hace poco que trabaja en la empresa Up3Puertas Automáticas de Sant Quirze del Vallès. Para ella, los cristales translúcidos de color verde de los ventanales que dan a la calle no eran nada seguros, ni reflejaban la imagen de la Entidad. Blanca es interiorista. Además, en Up3, donde hace de comercial, diseñan, fabrican y hacen instalaciones de puertas automáticas y persianas. Tenía una idea: “Mi hermano -comentaba Blanca- nació con una cardiopatía. Siempre hemos estado con AACIC. Hacer un favor a la Entidad es como hacérmelo a mí misma. “Pero, había que convencer a su jefe y a los compañeros de trabajo. “Fue fácil”. Con la iniciativa de Blanca, la generosidad de Up3, ahora, los ventanales de ACCIC CorAvant que dan a la calle son de vidrio laminado de alta resistencia y están recubiertos con un vinilo helado con el logotipo y los colores corporativos. “Ellos sabían que hacían una acción solidaria -nos dice Blanca-, y que a mí me hacía mucha ilusión. Por eso fue fácil convencer a mis compañeros, y a los proveedores de vinilos de nuestra empresa que también pusieron su grano de arena. ”

¿Cómo es la sede social de AACIC CorAvant?
El local está a pie de calle, y tiene entrada propia. Un recibidor pintado con los colores azul y verde corporativos hace de sala de espera. Hay unas sillas y un mueble de estantes con libros sobre cardiopatías, salud, entidades del tercer sector, etc. También hay lugar para los materiales y los objetos que vendemos. Al fondo, una puerta conduce al despacho donde se hace la atención personal. Es pequeño, pero acogedor. Otra puerta da paso a la sala grande donde trabaja el equipo de la Entidad. Las mesas individuales de trabajo están junto a las paredes. Un juego de mesas, en medio de la sala, sirve para hacer las reuniones de equipo. Al fondo, unos armarios crean un pasillo tras el que se encuentra el acceso a los servicios y a la zona de almacén, con un pequeño espacio con microondas y nevera donde puedes calentarte un café, un té o el almuerzo. Cuando vuelves a la sala grande, te das cuenta que las paredes están llenas de cuadros con fotografías, dibujos y carteles. Esta mañana, he visto que sobre el armario había tres Mimos. Sabéis quién es Mimo, ¿verdad? Sí, el conejo de las orejas largas. En algún otro lugar hablamos.

¿Era necesaria una nueva sede?
El contrato del piso de la Sagrada Familia se acababa y el nuevo contrato de alquiler mensual encarecía. La prioridad era reducir gastos, no aumentarlos, y así, se decidió buscar un nuevo espacio. Mediante el Ayuntamiento de Barcelona se miró un espacio en un hotel de entidades. El despacho disponible, sin embargo, era demasiado pequeño para el volumen de personas y de trabajo que se mueven alrededor de AACIC CorAvant. Finalmente, se encontró un local en Horta, unos bajos, en el centro del barrio, junto a la plaza de Ibiza, un local y con un alquiler asequible. Un espacio a pie de calle abierto a todos los que quieran venir. Sed bienvenidos.