Editorial

¡Un buen Company!

Una conversación con… Enric Company

Marco: seis, ocho, cero, cinco,… Espero. Ya tengo línea. «¿Enric? ¿Enric Company?” “Sí, ¿quién eres?” “Soy Jaime. Nos hemos visto algunas veces, en la Fiesta de chicos y chicas con…” “Ah, sí, dime” “Me gustaría hablar contigo”. “¡Ah!” “Hacerte una entrevista para el Boletín de AACIC. Ya sabes que cada año…” “Vaya”. Le explico que en el Boletín hay un espacio que se llama “Una conversación con…”, en la cual hablamos con alguien que colabora o ha colaborado de una manera destacada con la entidad. Hacía tiempo que lo decíamos: ”Podríamos entrevistar a Enric, ¿no?”. “¿Qué Enric?” “¡Enric Company!”. “¡Ah, sí…!”.

Seguro que conocéis a Enric Company. Hace unos cinco años, exactamente desde la Fiesta de los 10 años de AACIC en la sala Luz de Gas de Barcelona, Enric nos ha acompañado cada vez que se lo pedíamos. Conocéis a Enric de Tarragona. Sabíamos que era un monologuista y le pedimos que escogiera los artistas que podrían participar en esa Fiesta. Él mismo también participó. Desde entonces cada año, cuando llega el otoño, Enric presenta la Gran Fiesta de chicos y chicas con problemas de corazón en el Parque de Atracciones Tibidabo. Lo cierto es que para nosotros Enric es como de casa.

Jep Cassola (JC): Enric, ¡no has faltado ningún año!

Enric Company (EC): Es verdad. Pero ¿sabes? Muchas veces he pensado que hacía poco para la Asociación, que tal vez podría hacer alguna cosa más…

¡Montse se ríe! “¡No te preocupes, hombre! ¿Qué más quieres hacer ahora? Ya está bien así. Tú colaboras con algo que sabes que haces muy bien y otros que saben hacer otras cosas, también colaboran. Y así funciona”.

Estamos en una cafetería en el centro de Barcelona Enric Company, Montse Armengol y yo. ¡Enric es un verdadero dandy! Viste bien. Cuida mucho su aspecto y tiene cierto don social. Nada de todo esto es postizo. Enric nos sorprende con una buena noticia. Presenta una obra de teatro en la sala Teatreneu de Barcelona. Se llama “Collage”. (Enric ofreció un descuento en el precio de entrada a todos los socios de AACIC. Evidentemente asistimos al teatro).

El talento de Enric…

Enric Company es de Tarragona y también de Solivella. Nació el 1975. Ha vivido en Tarragona y ahora tiene piso en Barcelona. Licenciado en Administración y Dirección de Empresa. “¡Me gustó!” – dice. “Estuve cuatro años trabajando una constructora y cursé un máster de gestión cultural”. Todo esto lo sabemos hace pocos días. Nosotros conocíamos a Enric por su faceta de monologuista.

“Bien, de hecho te conocimos como monologuista”. “La primera vez que te ví fue en la Fiesta de los 10 años de AACIC”, le comento. Lo recuerdo como si fuera hoy.  Salió al escenario mirando al sueldo. Con cuatro ligeros pasos llega al centro del escenario, se acerca a la boca, alza la mirada hacia nosotros, sonríe de oreja a oreja y… ¡ya tiene todo el público en el bolsillo! Es un auténtico maestro de ceremonias. Ahora hace que entre alguien. Ahora lo despide. Dice todo lo que se debe decir en estas ceremonias de aniversario y que siempre tienen algo de compromiso, aunque lo hace sin grandes solemnidades.

Enric tiene un don. Su don es la simpatía. Y esto se nota cuando presenta las fiestas en el Tibidabo, cuando hacen espectáculos o cuando sal en la televisión. ¿Alguna vez lo habéis visto en la televisión?

JC: En esa época ya trabajabas en la tele, ¿verdad?

EC: En esa época hacía reportajes por la calle para “Catalunya directe”, en el circuito catalán de televisión española.

JC: ¿Cómo entraste en “Catalunya directe”?

EC: Cuando trabajaba en la constructora colaboraba también en la televisión de Reus. Trabajé allí durante cinco años. Hacíamos un programa tres días a la semana. Durante el programa yo hacía conexiones en directo de cinco minutos desde la Plaza del Mercadal de Reus donde nunca pasa nada.

JC: ¿Y qué hacíais?

EC: Hablar el presentador y yo. Antes de salir en antena subía al ático a poner la parabólica para poder emitir la señal. Y un día me llamaron para ir a trabajar a Sant Cugat.

Cuando Televisión Española decidió este formato para todo el estado, le propusieron a Enric si quería ocuparse de las conexiones que se hacían en Cataluña. ¡Y la carrera no ha parado! Del circuito catalán a “España en directo”, el programa líder en audiencia de la televisión en España.

EC:  Sí. Había desconfianza sobre si la cosa funcionaría a nivel de todo el país. La gente pensaba que a un gallego no le interesaría qué había pasado en Valencia. Y no ha sido así.

El estilo directo del reportero

EC: Nuestro trabajo no sólo está delante, detrás hay un trabajo en equipo. Yo sé qué hace cada uno cada día, dónde está, qué reportaje se emite antes que el mío, cuál va después y a qué hora.

JC: ¿Cuánta gente sois en el equipo que hacéis estos reportajes?

EC: Somos una productora, el cámara, un ayudante de cámara, el técnico de la unidad móvil i yo.

JC: ¿Cuánto tiempo necesitáis para prepararlo?

EC: Cada vez menos. Después de 3 años hemos ganado experiencia. Te permite ir más tranquilo, tener las cosas más claras y ser más concreto.

JC: La gente con la que hablas parece que lo haga con gusto.

EC: Me dicen, “qué facilidad tienes para encontrar gente que quiere hablar…”. Tú ya lo ves. Cuando vas con una cámara y un micrófono y te mira a los ojos, es que tiene ganas de hablar. Quien mira hacia un lado o baja la mirada, no quiere hacerlo. Quien busca tu mirada, quiere hablar, al margen de lo que quieras preguntarle. Y cuando alguien no está a gusto, lo libero.

JC: ¿Hay lugares estratégicos para encontrar gente que quiera hablar por la televisión? Por ejemplo, el Portal del Ángel en Barcelona.

EC: Era un lugar estratégico. Es un eje comercial y la gente va a lo suyo.

JC: ¿Y las Ramblas?

EC: Es el peor lugar de Barcelona. Ahora hay mucho extranjero y no nos entendemos. Lo mejor son los barrios. Los alrededores de los mercados. El mercado de St. Antonio, el de Horta o el de Santa Caterina. El contexto del barrio es mucho mejor.

JC: Haces un trabajo muy racional, de empatía, sobre todo…

EC: Cuando llega mi conexión, en ese momento mando yo. Es como cuando el futbolista salta al campo. El entrenador ya puede gritar, que el partido ya ha empezado. Llevo la batuta y debo facilitar el trabajo de la gente que está a mi alrededor (no autoritariamente) Los que comparten el espacio y la presentadora que no sabe qué idea tengo en la cabeza.

JC: ¿Te copian?

EC: ¡No lo creo!

Como hemos ido siguiendo a Enric en la tele desde que estaba en el circuito catalán, al ver algunos de los reporteros de “España en Directo”, lo que hacen, el estilo, cómo preparan las cosas, la gente, cómo se mueven delante la cámara, nos da la impresión que es muy parecido a lo que nos tiene acostumbrados Enric.

EC:  Yo creo que todos hemos aprendido de todos. Esto se me da bien, pero hay otras facetas de mi trabajo que he aprendido de mis compañeros, por ejemplo, elaborando una noticia de actualidad. Hemos conseguido una excelente relación entre nosotros.

JC: Se te ve muy natural…

EC: Sí, mi estilo se basa mucho en la naturalidad. Lo que pueda estar pensando lo digo. Si tengo el día girado, lo digo. En la televisión… “Mira, hoy no doy ni una. No paro de equivocarme. Casi mejor que terminemos, porque no va a mejorar”. O si alguien ríe muy fuerte, prestaré atención, no puedo obviarla. Primero porque lo pienso y porque el resto de los espectadores también lo deben pensar.

JC: ¿Es verdad que hay pocos reportajes de conflicto?

EC: Esto va cambiando. Ayer fui a un camping en Castelldefels donde había un grupo de familias que gritaban “no nos moverán”, donde todos te explicaban las cosas a la vez.

JC: ¿Y en estos casos en que la situación no es tan plácida, cómo lo afrontas?

EC: Regla número 1: respeto. Si hay dos partes, dar voz a las dos partes. Probablemente si tuviera una actitud más morbosa, en el minuto a minuto del programa mis reportajes tendrían más audiencia, pero no me lo piden ni creo que quisiera hacerlo.

JC: ¿Y después de “España en directo”?

EC: No lo sé.  No me veo en el mismo trabajo toda la vida. Yo soy carpintero. Todo ello es muy emocionante y se puede acabar. No quiero estar toda una vida haciendo televisión.

JC: ¿Crees que te saldría igual de bien presentando un informativo clásico desde un plató?

EC: Si el cambio significara tener una vida más tranquila, puedo asegurarte que me puedo adaptar.

JC: Y en cuanto a la popularidad, ¿se nota que sales por la tele?

EC: Después de 3 años saliendo cada tarde, incluso los que te quieren esquivar terminan encontrándote. Dentro de cierta popularidad, no lo llevo bien. Noto que podría mejorar. Hay compañeros que saben qué decir y me fijo en ello. Intento ser correcto con la gente que se me acerca, pero podría hacerlo mejor.

De la cocina teatral de Reus a compañía propia

JC: Bien. Hemos repasado tu faceta de reportero. Todo esto de la tele y el teatro, ¿de dónde sale?

EC: Mi afición al teatro viene de Reus.

JC: ¿Qué tiene Reus?

EC: Tiene una vida teatral que da envidia. El teatro Bartrina, el Bravium, el Orfeó… Hay compañías de teatro de toda la vida. Yo soy del Teatre Estable del Baix Camp, que es una compañía mítica. Ahora sólo pago el recibo, pero soy socio desde hace 10 años, cuando me propusieron participar en “Todo va bien si acaba bien”.

JC: ¡Un Shakespeare!

EC: (Risa) Un tostón de 4 horas. De hecho fue a través del teatro que entré en la televisión de Reus. Sin embargo ahora notaba que no podía comprometerme a formar parte de la compañía. No podía asistir a los ensayos. No sería serio. La salida que encontré es la de monologuista. Sólo tengo que quedar conmigo mismo para ensayar, con los inconvenientes que ello conlleva.

JC: ¿Inconveniente?

EC: Que a veces no tienes ni tiempo para quedar contigo mismo.

JC: Ahora ya tienes compañía propia

EC: Sí, la Compañía Enric Company

JC: ¡Que es tu nombre!

EC: Exactamente. Un nombre debe decir lo que hay, ¡y lo que hay es esto!

JC: Por cierto, ¿ya hemos dicho que fuimos a ver la obra “Collage”?

De los de reír más que los de llorar

EC: Sí. Y para quien no la ha visto, decir que se trata de un monólogo,- comenta Enric- pero es más que so, porque tengo compañía. Hago el espectáculo con dos músicos. Es decir, que hablo y canto. Tangos, que es la mejor música por todo lo que se explica en la obra.

JC: Por cierto, Enric –le digo- suerte que sólo cantas tango. Los chistes son buenos. El espectáculo es entretenido y hace reír, pero ¡no sé si se aguantaría que cantaras algo más!

Montse me mira con los ojos muy abiertos. Me da una patada por debajo de la mesa, como si me estuviera sobrepasando de la raya. Y añado: “Perdona, no te sepa mal…”. Ahora es ella quien pregunta: “¿Tiene algo de biográfico el montaje? Enric hace un gesto de disimulo y gira la cabeza mirando al otro lado de la ventana que hay al lado de la mesa donde estamos sentados, y dice: “Algo hay, sí”. Y lo confiesa.

No hace mucho, Enric se lo tomó con todo el buen humor que pudo el hecho de haberlo dejado plantado una vez. En “Collage” se alternan dos sentimientos contrapuestos, dos maneras de afrontar lo que le sucede: la de reír, y la otra. “Pero tú, Enric,- le comento- me parece que eres más de los de reír”. “¡Yo también lo creo!”- responde.

Suena el teléfono. Es la productora de “España en directo”. Le dice donde debe ir para el reportaje de hoy. “Voy hacia las torres Mapfre. Después, ya tengo la entrada para ir esta noche a la sala Razzmataz a escuchar a Calamaro”

JC: ¡Que tengas un buen concierto y que vaya bien el trabajo! “Bien. Podemos dejarlo aquí. Ya hace un buen rato que estamos hablando y… eso, eso. Bien”. Todos estamos de acuerdo. Enric se va para hacer el reportaje del día.

Aún no sabemos si podremos ir a ver Collage en Barcelona en enero del 2009, pero os informaremos de los diferentes bolos que le vayan saliendo. Una vez Enric se ha ido, aprovecho para preguntar a Montse: “¿Crees que se habrá enfadado con eso que le he dicho de cantar…” Montse cree que como antes ya le habíamos hecho suficientes elogios, no parece que le haya importado mucho este comentario. Y volvemos a nuestra tarea. Es momento de pensar en el título para esta entrevista. Dudamos entre “Una conversación con…un bon Company” y “…un Company que es demasiado”. Finalmente nos hemos decidido por los dos. Para nosotras es un regalo encontrarnos con él y poder hablar un rato de todo y de nada.

Duración del viaje  Barcelona-Tarragona: una cinta de casete

Por los trabajos que voy haciendo me muevo mucho, hasta el punto que para mí no representa ningún problema ir de aquí para allá. Ir a Tarragona supone una cinta de casete de 60 minutos.

EC: ¡Cinta de casete! ¿Existen?

JC: Tengo un coche de hace 10 años. El problema no es que el coche tenga reproductor de casete y no de Cds o mp3, sino que los casetes también son de hace 10 años. Me los sé de memoria.

EC: ¿Y qué escuchas?

JC: Rock catalán. Soy fan del rock catalán. En el 92  llegaron todos los grupos de golpe… els Pets, Lax’n’busto, Sopa de Cabra, Gossos, son les vacas sagradas… Y hay otros: Whiskyn’s… Ahora cuando voy a un concierto, no me tapa nadie. ¡Todo son comodidades! Todos son niños pequeños. En el concierto de los Pets hay adolescentes de 11 y 12 anys y la gente de la nuestra quinta con el cochecito del niño. Hace poco en un concierto conocí a una chica que… te lo diré de otro modo, lod padres de esa chica la “encargaron” en un concierto de Lax’n’busto.

Los grandes del cine y los musicales

EC: Me gustan todas las películas de los consagrados: Scorsese, Oliver Stone, Francis Ford Coppola…

JC: ¿Y Woodie Allen?

EC: Es un número 1. Pero ¿sabes qué película me ha impresionado más recientemente? Es una pequeña película titulada “Once”, que significa “Una vez…”. Trata de un músico que toca en las calles de Irlanda y conoce a una chica… Una historia muy simple, sin pretensiones, pero creíble de arriba abajo. ¡La mejor de los últimos años, diría! ¡Bien, y los musicales!

JC: ¿Los musicales?

EC: Sí,… (ahora entiendo porque en su espectáculo ha querido cantar)

JC: Moulin Rouge, el Sweeney Todd de Tim Burton…. Yo he hecho musicales.

EC: ¡Caramba!

JC: De hecho Els Pastorets de Lleida cantando. Superestel, era el título. Dirigidos por Ricard Reguant. He estado con la compañía ZumZum Teatre. Lo pasas muy bien. 30 persones en escena bailando y cantando. Los ensayos son un regalo. Más musicales que me gustan… el Mikado, de finales de los 90, de Dagoll Dagom. También vi Chicago poco antes de que se esternara la película. Grease…

(Y pensar que hace 20 años el musical parecía muerto.¡Esta muerte está  más viva que nunca!)