Editorial

Mònica Enrich: ¡Cazadora de setas!

Desde finales de verano hasta otoño, Mònica sale prácticamente cada fin de semana a coger setas. (¡Esto es una obsesión!). Comparte la afición con su compañero.

Mònica empezó a trabajar para ACCIC hace ocho años. En ese mismo año conoció al joven con quien comparte casa, aficiones y vida. Además de buena conocedora de todo tipo de setas del país, Mònica es pedagoga. Esta fue la credencial que le abrió las puertas de AACIC.

Ya sabéis que a las organizaciones les gusta definir claramente las tareas. Es una buena opción. Así cada uno tiene una responsabilidad clara y delimitada, sabe lo que tiene que hacer. Yo diría que Mónica Enrich se ocupa de  muchas tareas que quedan para hacer en tales organizaciones. Siempre está ahí. Siempre podemos contar con ella.

Es la colaboradora imprescindible cuando se tiene que hacer una tarea en equipo. ¿Sabéis que nunca la he visto enfadada? Bueno, nunca, nunca…

Incluso en su actitud más seria, mantiene una leve sonrisa. Su voz es dulce y tiene una risa cálida, en absoluto estridente. (Creo que su carácter afable proviene de la madre. Tal vez la conocéis. Los padres de Mónica participan a menudo en las actividades de AACIC).

El día que la entidad anunció que se trasladaba a  la calle Martí i Alsina, en el barrio de Horta, Mónica me dijo: “¡Ya no tendré que coger la bicicleta para ir a trabajar!”. Vive en Horta, en una casa con un pequeño jardín, “un pequeño huerto… urbano,” explica. Le he pedido que me dijera algún sitio donde encontrar setas. «Donde llueve”, me dijo. (¡Inocente de mí!).

Me dice que no es broma. Cuando se acerca el fin de semana, ella y su novio se informan del tiempo “para saber dónde ha llovido” y van hacia allí. A veces la podréis encontrar en Guimerà, el pueblo de su madre, donde la familia todavía tiene una casa. Por cierto, ¡me han dicho que además de experta en seta también cocina de maravilla!

 

Jaume Piqué i Abadal