Editorial

“He hecho un conejo simpático con las orejas bien largas y el corazón apedazado”

Roser Capdevila es ilustradora y escritora de cuentos. Ella ha sido la creadora de personajes tan mundialmente conocidos como las tres mellizas o la bruja aburrida. Hemos ido a su casa para hablar de otro de sus personajes: Mimo

Vive en un ático. Estamos en junio. Una terraza da a la calle. Está llena de flores. Las plantas están cuidadas. No se ve ninguna hoja seca. En el interior, las paredes están llenas de dibujos enmarcados. Mesas, estantes y otros muebles están llenos de objetos de todo tipo. El conjunto, sin embargo, da la impresión de orden. Los dibujos de Roser Capdevila también hacen esta impresión: las líneas son limpias, no encuentras borrones, y sus ilustraciones están llenas de detalles.

Roser se sienta “en el sillón de la abuela”, junto al ventanal que da a la terraza. Rosa Armengol, la gerente de AACIC CorAvant, se sienta a su lado. El día de la conversación con Roser Capdevila, Mimo era aún un proyecto. Sólo teníamos dos muestras que habían cosido unas madres de Tarragona siguiendo el dibujo que había hecho Roser. Rosa quería enseñarle aquellas muestras y comentó que si todo iba bien presentaríamos a Mimo en la Fiesta del Corazón de octubre, en el Tibidabo. “¡A mí me gusta este del morrito!”, dice Roser acercándose un Mimo a la cara como si la besara. “Es más fiel a tu dibujo”, hace notar Rosa. “Quizás sí, -comenta Roser mirándose el Mimo del “morrito”-. Pero el dibujo tiene dos dimensiones y el peluche, tres. Así que… ”

“Recuerdo la primera vez que hablamos. Me dijiste que los chicos ya las chicas que han sido operados del corazón les queda una cicatriz en el pecho. Quería hacer una alegoría y se me ocurrió hacer el corazón así, con este cosido. Todo es como hecho de retazos, como un patchwork. Por esto, hice las rayas y los puntos en los brazos y las orejas. Fíjate, sin embargo, que no hace nada de angustia. Yo lo encuentro la mar de simpático”. La impresión que tiene Roser coincide con los comentarios que hace la gente cuando ve el muñeco. Es un animal simpático. “Enseguida tuve claro que sería un animal. No quería que fuera un oso. Se ha abusado demasiado. Pensé en un conejo, así con las orejas bien largas, que se pudiera coger bien”. Cuando le comentamos que hay familias que tienen un conejo como animal de compañía Roser salta y dice: “Un nieto mío tiene un conejo en casa”. Las facciones de su cara han cambiado. Ahora habla seriamente, y un poco asustada suelta: “Lo tienen en una jaula y de vez en cuando dejan que gire por casa. ¡Pero, es terrible! ¡Lo roe todo! Se come hasta el cable del teléfono.” (De todos modos, si vuestro hijo os dice que Mimo se ha terminado el helado de la nevera, ¡sepáis que es mentira!).

Roser nos cuenta que le cuesta dormir por las noches. “¡Sufro mucho de insomnio!” Como no duerme, dibuja, hace bocetos y escucha música. Le preguntamos si Mimo nació una de esas noches de no dormir. Nos dice que es posible, que quizás hizo algún esbozo, pero que el trabajo lo hace de día. “Utilizo el ordenador. Va muy bien. Por los colores, todo. Con un clic tienes una gama de tonos que no te la acabas, y son muy limpios. Puedes borrar lo que has hecho y volver a empezar, lo que no ocurre con el papel. Es cierto, sin embargo, que el papel es más cálido. El problema es que con el ordenador no hay originales. El dibujo queda a saber dónde. Todo es virtual”. Como habla de originales…

3.000 Capdevila en la Biblioteca de Catalunya

La ilustradora ha hecho donación de su legado a la Biblioteca de Cataluña. Son los originales de unos 3.000 dibujos. “Los tenía esparcidos por todas partes. Ha sido grande el trabajo de reunirlos”. El fondo también incluye cuentos, grabados y litografías. Dice que no le gustaría que” los nietos se lo repartieran y se lo vendieran por piezas porque no sabrían qué hacer, de todo aquello. “También dice que ha recibido muchos reconocimientos de su país, de Cataluña, y que “si todo el mundo lo ha agradecido tanto, esto debe quedar aquí. “En una pared hay una chaqueta de cartón dibujada con aire militar donde Roser tiene colgadas las medallas. Ha recibido la Cruz de San Jordi, la Medalla de Honor del Parlamento, la de Oro de la Ciudad… “Un día me llamaron a casa. Descuelgo y oigo una voz que dice: “Soy la ministra de cultura”. Pensé que era broma, pero el número de teléfono era de Madrid. Al día siguiente abro el periódico y me veo fotografiada. “Premiada con la medalla al mérito en Bellas Artes 2009”. Sí, sí. Tuve que ir a Jerez a recoger la medalla. Allí fuimos toda la familia. Diecisiete. Piensa que es la única medalla que entrega directamente el rey, me dijeron. Pero el rey estaba enfermo, y me la dieron el príncipe Felipe y la princesa Letizia.”

Roser Capdevila es seguramente la ilustradora catalana más internacional. A mediados de los años noventa, Televisión de Cataluña nos sorprendió con la emisión de una serie con tres protagonistas, todas chicas y las tres hermanas gemelas. Las Tres Mellizas se han traducido a
35 idiomas. La serie se ha visto en 158 países. Le preguntamos si sus historias se entienden igual en todas partes. “Yo pensaba que no, que el sentido de las historias y el sentido del humor no era igual en todas partes, pero veo que sí. Ya hace años, una gran editorial de Tokio que hacía una colección de cuentos del mundo, me pidió que hiciera algunas historias y los dibujos. Nunca he tenido ningún problema”. No es la primera vez que explica de dónde surgió la inspiración para crear Las Tres Mellizas. La inspiración fueron sus tres hijas gemelas. “Cuando supe que estaba embarazada de tres criaturas tuve un susto. ¡Pensé que no podía ser tener sesenta dedos en la barriga! ‘Como me lo haré con cuarenta y cinco kilos que peso ‘, decía yo. Y no lo decía en broma. Pero salieron todos bien. Ni sesenta y uno, ni cincuenta y nueve”.

La orquesta y el retablo

Decir que Roser Capdevila es dibujante y escritora es quedarse corto. De joven, cuando comenzó el oficio de la ilustración hacía estampaciones para ropa, por ejemplo. También ha hecho retablos, como los que decoraban los altares de las iglesias en la Edad Media, pintados a su manera; y una orquesta de cartón. “Sin flores ni música la vida sería diferente. Las flores y la música son una compañía. Me encanta la música, pero no he sabido tocar ningún instrumento. Por eso me hice una orquesta de cartón. Todo a tamaño real”. Guarda la orquesta “en casa, plegada y guardada”. “A veces la sacamos, la desplegamos, ponemos música y hacemos como si fuera un karaoke. Hay un clavicémbalo, un violonchelo, tres violines, una flauta, un oboe, un laúd… Pero lo último que he hecho ha sido un cabaret. Sí, un cabaret. Lo hice con una caja de cartón del Condis. Está Montserrat Caballé, hay una que hace striptease, Louis Armstrong, que toca la trompeta… Los muñecos abren y cierran la boca, bailan y cantan. También hago teatrillos. Los de la productora de El Terrat han registrado el cabaret y lo proyectarán en un rincón del Palau Robert de Barcelona. Hasta mayo del 2014, se puede ver en el Palau Robert de Barcelona una exposición dedicada a Roser Capdevila. Además de sus dibujos también muestra sus teatros, el cabaret y la orquesta de tamaño real. Lo que no estará es el retablo de Pinyana. “Los bisabuelos de mi marido eran de allí, de Pinyana. Es un pueblo del Pirineo que se ha recuperado. Me dijeron que habían restaurado la iglesia y les hice un retablo, porque no me vi con corazón de pintar un fresco, pero un retablo, sí. Son siete cartelas que explican la historia del pueblo. Me gustan los retablos. ¡Qué dibujos! Hay uno, en el pueblo de Durro, donde cortan por la mitad a una santa y ella se ríe, porque es buena mujer. A su hijo, lo ponen a hervir en una olla y también ríe mientras hace hervor. Los retablos eran como los cómics de ahora. ”

Una aventura

Roser Capdevila nació en 1939. Dice que ahora está jubilada, y tiene más trabajo que nunca. “Hemos estado una semana en Normandía y a la vuelta me he encontrado una avalancha de cosas. Elena, una de mis hijas, es la que me organiza la agenda. Lo que no hago ahora es ir a las escuelas. Estoy cansada, por eso. Y veo doble de un ojo. La visión se mueve todo el tiempo”. Han pasado casi dos horas desde que hemos llegado. Baja con nosotros. “Tengo que pasar por Condis –el supermercado que hay en los bajos de la finca- que me guardan unos cartones”. Los quiere para hacer el pedestal de una estatua. Una nueva anécdota, una nueva historia. Muchos niños y niñas que han nacido con una cardiopatía congénita ya pueden compartir sus historias con Mimo, el conejito con el corazón grande surgido de la generosidad de una creadora irrefrenable y única, una señora que convierte en una aventura todo lo que toca.

El “Bacalao con naranja” de Roser Capdevila

Hemos preguntado a Roser Capdevila qué trabajo tenía ahora mismo sobre la mesa y nos ha comentado que tiene unos dibujos que explican una receta: “Estoy haciendo una receta de cocina para un grupo de Agramunt. Han invitado a todo de gente para que hagan una receta donde salga fruta. Yo hago “Bacalao con mermelada de naranja”, la mermelada me la han regalado unos amigos”. A continuación nos ha explicado cómo hace esta receta.

“Frío, el bacalao enharinado, para que no se rompa. Del morro, ¿eh? que no tiene espinas. Con el mismo aceite sofrío un cebolla cortada muy fina, y cuando está dorada, pongo el trozo de bacalao en la bandeja del horno con un montoncito de cebolla sobre cada trozo. Encima, pongo una lonchita de queso emmenthal para gratinar y cuando lo saco del horno, añado una cucharada de mermelada de naranja. Con naranja es muy bueno. ”

Este no es el único proyecto en el que está trabajando. “También tengo que hacer un dibujo a favor de niños de Vic con síndrome de Down.”

Bateguet (Mimo): el origen del nombre

El Bateguet -Mimo- llegó a AACIC CorAvant por Reyes. En ese momento era un dibujo en un archivo de ordenador firmado por Roser Capdevila. El recibimiento fue unánime. Todos coincidíamos en que era un conejo simpático. Se hizo una llamada a través del Facebook para que todo el que quisiera propusiera un nombre para el conejo simpático de los niños con problemas de corazón. Se recibieron más de veinte propuestas. Aquella primera lista se fue reduciendo: Cornillet, Roc y Bateguet fueron los tres nombres finalistas. Ya sabéis el nombre ganador, pero ¿cuántos votos obtuvo cada opción y cuántas personas participaron? De las 110 votaciones que se recibieron vía correo electrónico y Facebook en la página de AACIC CorAvant y al grupo “Yo también soy un as de corazones” el nombre elegido, así, fue Bateguet.