Actualidad y experiencias

Para Roger fue una gran oportunidad poder compartir su experiencia con sus compañeros de clase

Recuperamos la historia de Laia, una profesora de P4 que explica a sus alumnos el libro “L’operación de cor del Jan” (Boletín 14 de AACIC).

Laia es una maestra de la escuela Puigcerver de Reus y es la tutora de los Timbal Blaus, que cursan P4. Una de las actividades que hacen a menudo en clase es contar cuentos, y no sólo los cuentos que escoge Laia, sino también los que eligen los propios niños y niñas de su clase.

En la clase de Laia, Roger, un niño muy simpático y vivaracho, trajo un día un cuento que su madre le había contado en casa y que le había gustado mucho para explicarlo a sus compañeros. El cuento se llamaba “L’operación de cor del Jan”.

Antes de empezar a contar el cuento, Laia asentó a todos los niños en el suelo de la clase. Comenzó a leer el texto adecuándolo al lenguaje de sus alumnos y, de repente, Roger se levantó y fue hacia Laia. Todo decidido, comenzó a explicar también lo que iba saliendo en las fotografías: qué era aquel aparato con el que le escuchaban el corazón, cómo los padres hablaban con los médicos, cómo era la habitación del hospital… Las fotografías del libro atrajeron mucho la atención de todos.

Aunque a Roger le intervinieron cuando tenía días, explicó perfectamente las situaciones del cuento porqué las revive cada vez que se hace las revisiones.

Cuando le preguntamos a Laia cómo fue esta experiencia, nos explicó que le sorprendió mucho la reacción de los niños, ella pensaba que quizás al tener fotografías o al tratarse de una intervención quirúrgica sería un poco complicado que los niños la entendieran y no fue así, aquellas fotografías despertaron la curiosidad de los niños y favorecieron que Roger explicara todo lo que él sentía por su enfermedad de corazón.

Los niños entendieron perfectamente que el corazón de Roger no iba muy bien y que los médicos le hicieron un corte más arriba de la panza y le curaron y, después, Roger estuvo unos días en el hospital hasta que ya pudo irse a casa porque ya tenía el corazón arreglado…

También hablaron de cómo es un hospital, de cómo los médicos curan y de cómo a veces los padres pueden estar preocupados por si sus hijos no se encuentran bien.

Laia dejó el libro a los rincones que se hacen en la clase donde, muchas tardes montan rincones con libros, juguetes… y los niños escogen un poco la actividad que quieren hacer.

Para Roger fue una gran oportunidad poder compartir una experiencia que él había vivido de pequeño, ponerle palabras y, por sus compañeros, una oportunidad para entender que esa cicatriz de Roger es porque nació con un corazón que no iba del todo bien y los médicos lo pudieron arreglar.

Además, todos pudieron hablar un poco de las enfermedades que a veces tienen, como la varicela, un resfriado… y de las que no a menudo se habla en clase.

Laia describe la experiencia como totalmente positiva, tanto para ella como para sus alumnos. Le agradecemos, pues, que la haya querido compartir con nosotros y que haya colaborado a que la aventura de Roger sea parte de la aventura que es aprender.

Muchas gracias, Laia.

 


 

Si tienes un problema en el corazón de nacimiento, tienes algún hijo/hija, hermano/hermana o algún otro familiar cercano a ti que tiene una cardiopatía congénita, tienes 16 años o más y estás interesado en formar parte de nuestra comunidad: ¡hazte socio de AACIC!

Hazte socio de AACIC