Editorial

Maria Valldeneu

90 minutos de spinning y un ‘»clic» de historias

Maria Valldeneu

Son las nueve de la tarde y Maria Valldeneu acaba de llegar a casa. Nació en Centelles, pero ahora vive en Vic. Viene del gimnasio. ¡Cuarenta y cinco minutos de spinning! Esto los lunes. Los miércoles hace 90. ¡Noventa minutos sobre una bicicleta estática a toda castaña! ¡Ay, Maria! Josep, su hermano, que nació con una cardiopatía, jugaba a básquet de joven. Los padres de Josep y Maria fueron de las familias fundadoras de AACIC.

María conserva como un recuerdo de infancia -aún no tenía diez años- una fiesta de AACIC en su pueblo. Fue la primera (¡este año celebraremos la 25ª!). De adolescente dice que iba a la Gran Fiesta del Corazón en el parque del Tibidabo con su cámara de fotos y publicaba algunas de aquellas instantáneas en la revista de la entidad.

Maria estudió periodismo. Tiene un postgrado en Comunicación Local, Comarcal y Social, y también ha estudiado Dirección de Comunicación. Ahora se ocupa de la comunicación digital de AACIC: los contenidos de la web y de las redes sociales y, además, escribe algunos artículos para la revista. «Las redes sociales nos permiten una comunicación inmediata con el público y fomentan la su participación», dice. Comento que se dice que no son muy fiables, que hay muchas informaciones falsas… «Depende de dónde te metas, de quién hay detrás de la información, pero esto sucede con todos los medios de comunicación: debes saber elegir, contrastar lo que te dicen y valorar si lo que se dice es cierto o no.»

¿Y la revista?, le pregunto. «Es diferente. Sale una vez al año. Es una herramienta de comunicación más reflexiva», explica. En la revista aparecen artículos, entrevistas, reportajes. ¿Cuál de estos formatos periodísticos prefieres?, le pregunto. «Todos. A mí lo que me gusta es la historia que se explica, porque es importante comunicar aquello, sea en el formato que sea».

Y a propósito de hablar de historias, ahora está haciendo un curso de escritura creativa en el Ateneu barcelonès. Lo cursa por Internet. «Si tuviera que bajar a Barcelona cada semana para ir a las clases, no me habría apuntado». Le pregunto si echa de menos la relación con el resto de los compañeros y compañeras. «Al contrario, la gente es muy activa en el fórum del curso. En las clases presenciales, por ejemplo, sólo tendríamos tiempo para hablar de un trabajo. Por Internet, en cambio, todos pueden comentar lo que has escrito. Además, ya tenemos concertadas un par de encuentros», comenta.

Maria tiene un blog en Internet: Un clic de contes. «Sí, pero ahora lo tengo una poco parado». Las historias que publica surgen a partir de una fotografía, de aquí la palabra clic, por el ruido al disparar la cámara. «Escojo una fotografía, que pongo en la cabecera de cada historia, y que es la que me inspira para escribir el texto». ¿Y son historias reales o de ficción?, le pregunto. «Son ficciones, pero que tienen elementos reales. Me inspiro en la fotografía, cojo elementos de la realidad y la transformo en ficción. Me gusta que quien lo lea, piense que podrían ser perfectamente historias reales».

Son las diez menos cuarto de la noche. ¡Después de la sesión de spinning de esta noche, debe tener  hambre! No la entretengo más. Y si algún día la invitáis a cenar, llevadla a una buena crepería. ¡Os lo agradecerá!

 

 

Jaume Piqué i Abadal

 

¿Quieres saber más cosas de Maria Valldeneu?

https://es.linkedin.com/in/mariavalldeneu

https://www.instagram.com/maria_valldeneu/

https://unclicdecontes.wordpress.com/